Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de protección de datos política de protección de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted

Detalles

Uno de los temas que más nos preguntáis en esta época del año es sobre cómo conseguir que los peques dejen el pañal de una manera respetuosa, sin dramas ni obligaciones.


- Cuándo empezar un proceso dejar el pañal?

Uno de los puntos clave es saber elegir el momento, nosotras nunca recomendamos hacerlo antes de los 24 meses. Los órganos y el control de esfínteres de los peques necesitan tener cierta madurez para ser capaces de identificar y retener el pipí y la caca durante unos segundos hasta llegar al baño. Lo ideal es hacerlo en una época en la que empieza el calor, en el caso que se le escape algún pipí en la calle y tengáis que llegar a casa para cambiarle, si hace frío será propenso a constiparse.


- Cuándo no empezar un proceso de dejar el pañal?

En un momento de cambios (cambio domicilio, escuela infantil, hermano recién nacido…)

No verbaliza o identifica el pipi y la caca

No puede bajar o subirse los pantalones por sí mismo


- Trabajo previo antes de dejar el pañal:

Siempre recomendamos que durante un tiempo antes vayamos identificando con ellos cuando han hecho caca o pipi en el pañal. Hablad con ellos, enseñadles el pañal para que vean y sepan qué llevan, les encanta mirarlo!!! Id identificando el pipí y la caca sin nombrar el baño ni orinal todavía, no adelantemos acontecimiento, mejor ir entendiendo los conceptos uno a uno.


- Cuándo está preparado para dejarlo?

Una vez identifique el pipi y la caca podemos empezar con algún cuento sobre dejar el pañal, en este punto es importante crearle ilusión por querer utilizar el baño, ya sea como papá o mamá o porque les hace ilusión sentir que pueden controlar su cuerpo. Aquí el trabajo es nuestro de intentar despertarles esa curiosidad e inquietud.


- Ya está preparado, y ahora qué?

Nosotras siempre recomendamos esperar a presentarles el orinal al momento en el que se sientan seguros para utilizarlo. Incluso podéis ir a comprarlo y elegirlo juntos. En este momento debemos ya quitar el pañal y seguir viendo los cuentos con regularidad para ir recordando la ilusión que tuvieron por empezar este proceso.


Una vez quitamos el pañal debemos tener en cuenta que habrá bastantes escapes, es algo totalmente normal y que no debería ponernos nerviosos. Cuando eso pasa podemos hablar con ellos, explicarles, recurrir a los cuentos, siempre desde una mirada de cariño y acompañamiento. Podemos dejar que colaboren en llevar ellos mismos la ropa mojada a la lavadora, siempre como proceso de aprendizaje, nunca como castigo. Al escaparse el pipí podemos tomar de referencia el orinal como lugar donde ir a cambiar de ropa al peque, así puede esperar allí mientras se va lavando y cambiando de ropa. No daríamos más importancia al momento escape, simplemente ir recordando que puede avisarnos cuando tenga que ir al baño.


Cuando nos pida ir al baño y haga todo en el sitio podemos mostrar alegría, felicitarle por haber controlado el pipí o caca hasta llegar al orinal…poniendo en valor lo que ha conseguido, sin necesidad de darle ningún premio, en la situación contraria el no recibir esos premios puede llegar a frustrar cuando haya más de un escape seguidos, nosotras siempre preferimos poner en valor su acción y darle el protagonismo a él o ella.


Otro aspecto que encontramos importante es tener rigor una vez decidamos quitar el pañal, es muy común que haya escapes, eso no significa que debamos ponérselo de vez en cuando. Solamente conseguiremos hacerle un lío y que no llegue a controlar cuándo puede hacerlo en el pañal y cuándo tiene que ir al baño. Podemos dejarlo para dormir ya que controlar los esfínteres durmiendo requiere un proceso mucho más complejo. Pero durante el día no deberíamos volverlo a poner a no ser que veamos que se ha creado una fobia o que el peque nos diga que no se ve preparado para seguir en ese proceso.


En esta situación haríamos borrón de todo lo trabajado, guardaríamos el orinal y no recordaríamos más la temporada sin pañal a no ser que el peque quiera hablar de ello. Podemos seguir identificando cuando hace pipi y caca en el pañal con ellos y un tiempo más tarde, pueden ser incluso meses, podemos volver a empezar sin tener en cuenta el episodio anterior, con nuevas ilusiones y ganas por dejar el pañal.


Mucha suerte a todas las familias, esperamos que los peques puedan dejar el pañal a su ritmo, según sus necesidades y que sea un momento de diversión y nuevas experiencias en familia.